Casas cueva de La Herradura, Huéscar.

Propuesta del equipo de la UPCT dotada con el Primer Premio en el Concurso Internacional de Ideas del Proyecto Vivienda-Cueva de Huéscar-La Herradura (Granada).

El concurso propone el diseño de una vivienda cueva en el Altiplano de Granada, en la zona de La Herradura de Huéscar, compuesta por 72 cuevas. La propuesta debía reflejar soluciones modelo para todo el contexto de cuevas de la zona y la comarca en general, atendiendo con especial atención a la integración social y paisajista con el entorno habitado, la eficiencia energética y la utilización de materiales autóctonos y técnicas constructivas tradicionales.

Hasta el s. XIX las cuevas constituyeron la forma de habitar más común y su uso era masivo en esta comarca pero a principios de siglo comenzó su abandono quedando como viviendas marginales o construcciones auxiliares para almacenes o animales.

Cuevas de Huéscar, años 40

Cuevas de Huéscar en su época dorada, años 40

Desde entonces las viviendas cuevas has sido asociadas a una forma de vida insalubre e inconfortable, olvidando todas las bondades del hábitat subterráneo como su inmejorable comportamiento térmico y acústico o su humedad y temperatura interior casi constante.

Cuevas de La Herradura en 2015

Cuevas de La Herradura (Huéscar) en la actualidad, 2015

Así es que asumimos como reto principal del concurso dignificar esta forma de hábitat introduciendo elementos arquitectónicos e instalaciones que aportaran mejoras necesarias de calidad de vida así como un diseño renovado que las ubicara en el S. XXI.

Más allá del diseño de una vivienda quisimos proponer un tratamiento de todo el ámbito de cuevas, destacando valores de conjunto y proponiendo zonas y usos comunes. En el primer panel se sitúan esas zonas junto a las pérgolas de cañizo que recorren y protegen del sol todas las entradas de cuevas con forma de anillos cerrados por grupos de viviendas. Estos grupos podrían reflejar distintos usos como vivienda privada, vivienda en alquiler social, alojamientos rurales turísicos o equipamientos como pequeños comercios, guarderías, zonas de juegos, baños termales, spa, terapias alternativas, etc.

Para la distribución en planta de la cueva asignada a este equipo propusimos algo versátil y sencillo, dejando una cocina y baño junto a la fachada para facilitar la iluminación y ventilación natural, una sala de estar en el centro y una zona más privada al fondo, aprovechando siempre los beneficios termodinámicos de la construcción enterrada.

Un elemento clave de la propuesta es el nuevo sistema de ventilación e iluminación propuesto para dotar a las cuevas de un nivel de salubridad alto que cumpla con las normativas actuales. Básicamente se trata de un sistema de ventilación por el suelo con aire fresco del exterior para cada estancia y unas chimeneas con difusores de luz y salidas de aire en el mismo hueco.

El muro de fachada con forma de media luna es otro punto singular del proyecto. Cumple varias funciones; contiene la tierra de la montaña y la protege del sol y la lluvia, es el anclaje firme de ventanas y puertas, su parte alta sirve de peto o elemento de seguridad si hay caminos por encima además de que los brazos de la media luna definen un ámbito ovalado como zona de privacidad e intimidad de cada cueva. Se construye con mortero de Grea estabilizada añadiendo piezas cerámicas en bandas horizontales que sobresalen para evitar la escorrentía del agua de lluvia (el mayor enemigo de la arcilla).

La integración en el paisaje, la adaptación al ámbito social y conservación del patrimonio cultural son valores permanentes en el todo el proceso de diseño de las viviendas cueva.

Otros principios en los que se fundamenta esta propuesta son uso de materiales autóctonos, empleo de técnicas tradicionales de construcción adaptadas al presente, empleo de energías renovables,  y la creación de un sistema de gestión flexible que asegure la viabilidad del proyecto.

Por último se crea un Manual de autoconstrucción y personalización de las casas cueva como herramienta fundamental de gestión de la viviendas y de adaptación a las múltiples necesidades que pudieran surgir en el desarrollo del proyecto.