Centro de educación infantil en Molina de Segura

Proyecto de Centro de Educación Infantil para la Sociedad Cooperativa del Colegio Vicente Medina mediante un nuevo edificio en Molina de Segura (Murcia), dirigido por el arquitecto Santiago Ballesteros, y en el que participa Ecoproyecta desarrollando el proyecto de ejecución, diseñando estrategias bioclimáticas e incorporando soluciones medioambientales y de eficiencia energética. De esta manera se consigue un espacio educativo saludable, de gran calidad ambiental y de baja huella de carbono. Se prevé su construcción para este año, con el objetivo de poder empezar el próximo curso 2013-2014.

Esta ampliación del actual Centro Educativo Vicente Medina permite que se sigan impartiendo el resto de niveles educativos contemplados en el mismo, educación primaria y 1º y 2º de ESO. En la manzana donde se sitúa la parcela existen otros dos edificios, uno educacional y otro de equipamiento. El proyecto se compone de un solo cuerpo de una planta sobre rasante y sótano. En la planta a nivel de calle se desarrolla el programa previsto para impartir las clases del segundo ciclo de  enseñanza infantil, además de contar con los necesarios espacios exteriores para recreo y esparcimiento, alrededor del edificio construido y dentro de la propia parcela.

Planta y alzado de la propuesta.

Actuación sostenible

La reforma proyectada dispone de una envolvente adecuada a la limitación de la demanda energética necesaria para alcanzar el bienestar térmico en función del clima, del uso previsto y del régimen de verano y de invierno.

A continuación se enumeran la serie de medidas medioambientales que se han tenido en cuenta para el desarrollo del proyecto, muchas de ellas de eficacia probada en intervenciones anteriores de Ecoproyecta:

A. La relación con el espacio exterior, especialmente dado el programa del proyecto, es fundamental. Se fomenta la presencia de vegetación autóctona en espacios exteriores, que incluso se apropia de la cubierta vegetal, utilizándose ésta como una parte más del jardín infantil. Se busca el aislamiento y la inercia térmica, además de mejorar la calidad ambiental de los espacios.

Planta de cubierta vegetal, ampliación del espacio de juegos exterior.

B. Se controla la radiación solar directa mediante lamas orientables, voladizos y la cubierta vegetal, sin perder las ventajas de la iluminación natural para los espacios interiores de las aulas.

C. Con una preocupación particular por la producción y uso de la energía, se plantea una climatización mediante suelo radiante y caldera de biomasa. También se organiza una iluminación eficiente mediante lámparas de LED y bajo consumo, estudiando circuitos independientes para encender en función de la cercanía a fuentes de luz natural en la fachada.

Sección constructiva, donde se aprecian las estrategias sostenibles de cara a eficiencia energética.

D. Se utilizan materiales naturales para aislamiento térmico y acústico (corcho natural, fibra de cáñamo), con una solución general eliminando puentes térmicos. Se mejora de la calidad acústica de las aulas utilizando tableros de corcho natural en el techo, que a su vez son aislantes térmicos de cubierta.

El control de la radiación solar se produce con sistemas de protección pasivos como el voladizo o la inercia térmica de la cubierta vegetal.

E. Por último, se cuida especialmente la carpintería exterior, de baja transmitancia térmica (rotura de puente térmico y vidrios con cámara), con vidrios selectivos en los huecos orientados a oeste y a sur que no tienen lamas, como son las puertas de vidrio.

Detalle constructivo de fachada, con lamas de protección de huecos, carpintería de baja transmitancia térmica y vidrios selectivos según orientación.

 

Más imágenes en Picasa.