Pérgola textil de protección solar para la Facultad de Economía y Empresa

Una vez resuelto el problema de exceso de radiación solar en la fachada del primer bloque de la Facultad de Económicas, quedaba por dar una solución a los otros tres bloques. En este caso, Ecoproyecta contó con la colaboración de QL Ingeniería y del aparejador Juan Antonio Pérez Mateos, para recuperar una solución que estaba prevista en el proyecto original: una membrana tensada que se extendiera desde una cornisa hasta la siguiente cubriendo los patios entre bloques, filtrando la radiación solar que incide sobre las fachadas de vidrio. De esta manera se podría proteger en una sola actuación la fachada sur y la este sin modificar la esencia del edificio ni teniendo que actuar sobre el muro cortina existente, imagen del proyecto al exponer las circulaciones tranzadas al exterior.

Pérgola textil protección solar UMU

Fotografía de uno de los patios entre los bloques de la facultad, ahora protegido por una pérgola textil tensada que filtra la radiación solar incidente sobre las fachadas de vidrio

Para la definición de este toldo se tuvieron en cuenta diversas variables: primero la posibilidad de que fuera móvil o fijo, segundo la extensión del mismo para definir la superficie de sombra que proyectaba, tercero el tipo de tejido a utilizar y cuarto la solución estructural.

pergola textil UMU

La Facultad de Economía y Empresa vista desde su fachada este, con las pérgolas textiles instaladas sobre los patios entre bloques

1202687-9N7_Web

 

 

 

 

Resumen del estudio de soleamiento en sus fases más sensibles.

Resumen del estudio de soleamiento en sus fases más sensibles.

Tipo de tejido

El tejido utilizado para la formar la pérgola debía fundamentalmente resolver un problema de exceso de radiación solar. Pero, por otro lado, no se quería que la iluminación natural se redujera drásticamente, ni que la sensación de la cubierta fuera de algo pesado. Además había que tener en cuenta la evacuación del agua, que era una variable importante en el diseño estructural, como posteriormente se explica. Por ello se buscó un tejido que fuera microperforado, permitiendo filtrar parte de la radiación solar, que tuviera por tanto algo de transparencia y también que drenara parte del agua de lluvia, permitiendo de este modo una mayor libertad formal en el diseño de la cubierta.

Para controlar la cantidad de radiación solar incidente en la fachada se buscó un valor de factor solar del tejido que fuera adecuado. Comparando con la actuación llevada a cabo en la fachada del primer bloque, se vio que este valor de factor solar debía estar en torno al 25%, suficiente para mantener unas cualidades lumínicas y que, sin embargo, ya no provocará los problemas de sobrecalentamiento que actualmente están sufriendo los despachos orientados a sur. El tejido finalmente seleccionado fue el S-4025 de Industrial Sedó (con sede en Tarragona), con el que se realizaron unos ensayos para comprobar que además de tener los valores de resistencia estructural adecuados también cumplía con el factor solar requerido.

Detalle de arranque del mástil

Detalle de arranque del mástil

Diseño estructural

Un aspecto fundamental a la hora de abordar el diseño estructural de la cubierta fue la necesidad de adaptarse a la configuración geométrica y al  lenguaje formal de un edificio existente. La forma estructural en V responde a la necesidad de rigidizar la membrana ante esfuerzos de viento y de evacuar el agua de lluvia recogida.

Este diseño se basa en un conjunto de cables principales dispuestos de forma  paralela conformando una solución del tipo “cresta y valle”. Los cables principales se encuentran tensados mutuamente por medio de la acción de la membrana textil, de tal modo que al disponer dos familias de cables con direcciones opuestas se asegura el correcto funcionamiento de la estructura frente a acciones de presión o de succión.

Diagramas de geometría de la membrana tras la deformación por viento.

Diagramas de geometría de la membrana tras la deformación por viento.

La transmisión de cargas hacia el forjado existente se realiza en los puntos elevados por un conjunto de mástiles de reducida altura formados por perfiles IPE-600 de canto variable. La reducida altura de los mástiles y a su elevada rigidez evita la disposición de cables de retenida. Los cables inferiores se conectan directamente al forjado existente mediante placas de anclaje.

1202706N7_Web

Más imágenes en picasa